En las Nubes

Perdona, pero no olvides

Carlos Ravelo Galindo

Perdona, pero no olvides

Periodismo

Septiembre 16, 2018 19:33 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

3,227 vistas

Ya se habló de perdonar y, acaso, olvidar. Pero de castigar, nada. Eso, lo decimos, es una incongruencia. México está urgido de justicia, no de perdones. Las miles de familias que hoy están de luto exigen, con toda razón, que se castigue a los responsables de su pérdida y se termine con la casi total impunidad que reina en nuestro país. Tal fue el reclamo de parientes de los desaparecidos, durante los diálogos de paz convocados por el presidente electo. Nos recuerda, el anterior coloquio, un pasaje bíblico, que narramos:
A María Magdalena la apedreaban por adúltera. Y se escuchó una voz potente: ’El que esté libre de culpa, que arroje la primera piedra’. La lapidación, cesó de inmediato. La interrumpió el proyectil de un hombre, al que todos voltearon a ver. Y al unísono, se escuchó: ¡Pinche Sordo! Después de esta delicadeza, nos preguntan: Por qué perdonar y no olvidar. Porque nosotros no guardamos rencor, pero tampoco tenemos amnesia. Y abundamos: Nuestra vida es como una comedia romántica, excepto que no hay romance. Solo son reímos de nuestras propias estupideces.
Debes hablar para ser escuchado, pero a veces tienes que estar en silencio para ser apreciado. Todos estamos un poco rotos, o un poco tristes, o un poco muertos.
Los peores momentos los guardo detrás de una sonrisa
El ignorante critica porque cree saberlo todo, el sabio respeta porque reconoce que puede aprender algo nuevo.
Sigue tus sueños, llega a la meta y luego mira desde ahí a aquellos que te decían que tú no podías.
Mi vida es como una comedia romántica, excepto que no hay romance, solo soy yo riéndome de mis propias estupideces.
También sabemos olvidar y fingir que nada me importa, No se preocupen.
Lo malo no es cometer errores .Peor aprender de ellos.
Debes caer, para saber que es levantarte. Debes estar solo, para apreciar la compañía. Debes llorar, para saber que es sonreír.
Señor dame paciencia, porque si me das fuerzas necesitare dinero para la fianza.
Hay dos cosas que no se pueden disimular. Estar borracho y estar enamorado. Lo primero se quita.
Todo es difícil, hasta que se logra. Todo da miedo, hasta que se conoce. Todo importa poco, hasta que se pierde.
Si te llaman loco por seguir tus sueños, demuéstrales que tu locura no tiene cura.
Tropecé y no me ayudaron, me levante y criticaron.
Después de tantas decepciones aun sigo aquí con mi frente en alto en lucha por mis ilusiones.
Cuando no lo planeas todo sale como quieres.
Nunca subestimes a una persona callada. Las cosas importantes se planean en silencio.
Y algo extra o definitivo: Esperar no solo duele, cansa. Se lo decimos a quienes ofrecen, ofrecen. Y ojalá cumplan.

craveloygalindo@gmail.com

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor