En las Nubes

Nunca te rindas

Carlos Ravelo Galindo

Nunca te rindas

Periodismo

Abril 02, 2019 12:13 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Con seguridad el señor de Palacio Nacional, en sus ya famosas mañaneras, lo sigue el pie de la letra.
Si tú y tus ideas son rechazados una y otra vez, aunque sepas que tienes razón, nunca te rindas.
Las historias de vida de estos científicos prueban que a veces se necesita mucho tiempo para que las personas aprecien tu esfuerzo.
Cada uno de ellos fue rechazado a lo largo de su vida, o incluso avergonzado por sus teorías.
Sin embargo, al final, todos resultaron tener razón, y la ciencia moderna reconoció y asumió el conocimiento e inspiración inestimable de su investigación científica.
Dejémonos inspirar por sus vidas también y a perseverar sin importar los resultados inmediatos.
Aprendamos de:
Ignaz Semmelweis (1818-1865) El padre de la desinfección
fue el primer médico en sugerir que las enfermedades infecciosas pueden propagarse cuando los médicos no se lavan las manos ni desinfectan sus herramientas.
Años antes de que aprendiéramos sobre la teoría de los gérmenes de la enfermedad.
Semmelweis era un obstetra en Viena, y se dio cuenta de que la tasa de mortalidad de las mujeres después del parto era mucho mayor en los partos en hospitales que en los partos encargados a parteras.
Creía que esto se debía a que los médicos en ese momento solían examinar los cadáveres y realizar autopsias, y luego continuaban en la misma jornada.
Asistían los nacimientos, con lo que, según concluyó Semmelweis, debían haber transmitido la enfermedad a las mujeres. Para contrarrestar esto, hizo que los médicos y las enfermeras se lavaran las manos antes de asistir al parto e incluso comenzaron a desinfectar las herramientas.
Esto disminuyó la tasa de mortalidad postparto casi inmediatamente. (Semmelweis publicó varios artículos sobre este fenómeno, pero nadie le creyó).
Finalmente, fue despedido de su trabajo en Viena y continuó su práctica en Budapest, y allí también, las tasas de mortalidad entre las mujeres se redujeron en un 25%.
Desmoralizado y desconcertado por la ignorancia de la comunidad científica desarrolló una depresión clínica y fue ingresado en centro mental, donde murió inesperadamente.
Y de:
Gregor Mendel (1822-1884) descubrió la herencia genética.
Monje por vocación, Mendel era un científico nato: un matemático talentoso y un biólogo brillante.
Mendel, sin ayuda, fundó la ciencia de la genética cuando, mientras trabajaba en el jardín del monasterio, notó que algunas de las flores de arveja tenían un color mezclado, mientras que otras solo tenían un color.
Esto le hizo pensar que hay algunos rasgos, como el color de las flores, que deben transmitirse de generación en generación, y cuando estos rasgos son diferentes en la planta "madre" y "padre", puede producirse de forma mixta.
Luego continuó con las plantas de arveja con varios rasgos y trazó los mecanismos básicos de la herencia genética, que publicó en un artículo que fue completamente ignorado.
Mendel siguió con su vida y se convirtió en el abad de su monasterio.
Solo 16 años después de su muerte, su trabajo fue redescubierto y se convirtió en la base de la genética, tal como la conocemos hoy.
craveloygalindo@gmail.com








Ver más



Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor