Lectura política

El laboratorio electoral de 2021

Noé Mondragón Norato

El laboratorio electoral de 2021

Periodismo

Marzo 21, 2019 04:33 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

La arrogancia es su fuerte. El motivo de sus males. Una actitud que explica también, su infortunio político. La apuesta al arropamiento del viejo corporativismo descontinuado. Y la derrota electoral surgida en la pasada elección del 1 de julio, hasta ser arrumbada al tercer lugar de la competencia electoral. Se trata de la priísta Beatriz Vélez Núñez, quien parece indispuesta a quedarse sin nada, tras la debacle electoral de su partido. Juega el pase a su cuarta reelección en la sección 36 del Sindicato de Salud en Guerrero. De ahí se abre lo demás.

ELECCIÓN REFERENCIAL. – Desde que inició su campaña por la alcaldía de Chilpancingo durante el pasado proceso electoral de julio, la recomendación fue insistente: ’déjate ayudar por el gobernador, acércate con él’. Pero el consejo fue desoído. ’Voy a ganar con 15 mil votos la alcaldía’, retaba. Al final, la priísta Beatriz Vélez Núñez, rumió encolerizada, la cruda realidad al ubicarse en el tercer lugar de la votación. Hoy, quiere reelegirse nuevamente. Pero los lastres que arrastra estarían nuevamente, operando en su contra: 1.- El pasado 14 de diciembre de 2018, fue reelecto Joel Ayala Almeida, al frente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) que agrupa 89 sindicatos nacionales. Concluirá su periodo en 2024. Acumulará 26 años consecutivos como líder de esa organización sindical, tras arribar por primera vez en 1998. Toda una vida. Su prolongada gestión no se midió en términos de resultados satisfactorios hacia los trabajadores que representó. Ayala Almeida es considerado por esa razón un fiel exponente no solo de la vieja guardia del PRI más desfasado, sino también del gatopartismo. Es decir, hablar y decir en el discurso que las cosas cambiarán, pero manteniéndolas igual. El dato no serviría de nada, si no se enlazara con la elección en el sindicato de Salud a celebrarse en abril próximo aquí: Joel Ayala es padrino político de Beatriz Vélez. Debió ser él quien la animó a participar en la búsqueda de su cuarta reelección, en función de que a él mismo le resultó la maniobra en el gobierno de la Cuarta Transformación. Es decir, como los gatos, cayó parado. Sin embargo, las condiciones en Guerrero son diferentes que en el plano nacional. 2.- El principal estigma político de Bety Vélez es haber aprobado como legisladora federal, ’el gasolinazo’ de Peña Nieto, que irritó a la mayoría de los mexicanos. Bety apela al olvido de este incidente para intentar encaramarse otra vez al frente de la sección 36 del Sindicato de Salud. Y continuar con la fiesta de traficar con las plazas. Como los caciques de la vetusta escuela tricolor. El punto es que la competencia se volvió más activa. Hay más vigilancia federal sobre las acciones de los sindicatos. Y lo peor: Bety Vélez esta vez no podrá contar otra vez con los apoyos del gobernador Héctor Astudillo, en función de que él mismo ya está siendo vigilado en relación a la aplicación de sus presupuestos. Desviar recursos para apoyar una elección que, en realidad, a él no le sirve de mucho, es una inversión literalmente perdida. 3.- Como sea, la elección en el Sindicato de Salud va a mostrar las dos caras diferentes de la moneda. La primera está relacionada con qué tanto los trabajadores de dicho sindicato están llamados a operar un eventual cambio de dirigente sindical sin someterse a las amenazas y hostigamientos que ya están denunciando los opositores a Bety. Es decir, votar con absoluta libertad y sin coacciones de ninguna especie. La segunda, con los controles corporativos. Es decir, y a pesar de la llegada de AMLO a la presidencia del país, en Guerrero los votos surgidos de la docilidad sindical, la entrega de prebendas, plazas y estímulos, funcionen. Operen exitosamente para mantener inalterable un cierto estado de cosas. Si lo anterior se impone, sentaría un precedente negativo para la elección de gobernador en 2021. Será el primer laboratorio electoral que anteceda a esa efeméride.

HOJEADAS DE PÁGINAS…En una postura difundida por las redes sociales, el exedil priísta de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, se queja en el sentido de que ’los empresarios y políticos que me criticaron ayer, callan hoy ante la incapacidad mostrada por Antonio Gaspar Beltrán ante la ausencia de servicios públicos en la capital’. Es la primera respuesta de Marco Leyva ante el amague de ser denunciado ante la Fiscalía General del Estado, por el propio Toño Gaspar. Y los jaloneos siguen.

Ver más



Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor